Translate

lunes, 31 de octubre de 2011

Crecí en los 80

El texto que os voy a poner a continuación no es mío. He tratado de averiguar su autor pero ya andaba por la red en recopilatorios de varios textos allá por febrero de 2001. Y antes no había nada. Parece que Google se empezó a emplear a fondo a partir de esa fecha. Trata sobre la generación que creció en los 80 (a la cual pertenezco) y la acompaño con un vídeo musical de El Reno Renardo sobre la misma temática, con aires heavyochenteros. Espero que lo disfrutéis.

"Reflexionando sobre aquellos años.

Este texto está dedicado a las personas que nacieron entre 1960 y 1975 (y antes). La verdad es que no sé como hemos podido sobrevivir a nuestra infancia. Aunque no todo el tiempo pasado fué mejor. Porque fuimos la generación de la “espera”; nos pasamos nuestra infancia y juventud esperando.

Teníamos que hacer “dos horas de digestión” para no morirnos en el agua, dos horas de siesta para poder descansar, nos dejaban en ayunas toda la mañana del domingo hasta la hora de la comunión para… todavía no sé para qué.

Pero… mirando atrás, es difícil creer que estemos vivos: Nosotros viajábamos en coches sin cinturones de seguridad y sin airbag, hacíamos viajes de 10-12 h. con cinco personas en un 600 y no sufríamos el síndrome de la clase turista.

No tuvimos puertas, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños. Andábamos en bicicleta sin casco, eso sin contar con que hacíamos auto-stop. Más tarde en moto, sin papeles, y no la habíamos robado. Los columpios eran de metal y con esquinas en pico, y jugábamos a “lo que hace la madre hacen los hijos”, esto es a ver quien era el más bestia.

Pasábamos horas construyendo nuestros carros de rodamientos para bajar por las cuestas y sólo entonces descubríamos que nos habíamos olvidado de los frenos. Lo mismo hacían los más afortunados con los coches de pedales, pero tampoco tenían freno y les duraban 2 días. Después de chocar con algún árbol, aprendimos a resolver el problema. Jugábamos a “churro va” y nadie sufrió hernias ni dislocaciones vertebrales.

Salíamos de casa por la mañana. Jugábamos todo el día, y sólo volvíamos cuando se encendían las luces de la calle. Nadie podía localizarnos. No había móviles. Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para castigar a los culpables.

Nos abríamos la cabeza jugando a guerra de piedras y no pasaba nada, eran cosa de niños y se curaban con mercromina y unos puntos. Nadie a quién culpar, solo a nosotros mismos.
Tuvimos peleas y nos “esmorramos” unos a otros y aprendimos a superarlo.
Comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no éramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto.

Estábamos siempre al aire libre, corriendo y jugando. Compartimos botellas de refrescos, flashes líquidos, “minis” o lo que se pudiera beber y nadie se contagió de nada. Solo nos contagiábamos los piojos en el cole. Cosa que nuestras madres arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente.

Los sábados después de comer veíamos Heidi, y Marco. Nos encantaba, Orzowei, la casa de la pradera, Mazinger Z, Arfrodita… pechos fuera !!! recuerdas ?? Eso sí que era porno.

No tuvimos Playstations, Nintendo 64, vídeo juegos, 99 canales de televisión, películas en vídeo, sonido surround, móviles, computadoras ni Internet. Nosotros tuvimos amigos. Quedábamos con ellos y salíamos. O ni siquiera quedábamos, salíamos a la calle y allí nos encontrábamos.. Y jugábamos a las chapas, al peón, a las bolas, al taco, al rescate, al clavo…, en fin tecnología punta.
Íbamos en bici o andando hasta su casa y llamábamos a la puerta. ¡Imagínense!, sin pedir permiso a los padres, y nosotros solos, allá fuera, en el mundo cruel 
¡Sin ningún responsable!

¿Cómo lo conseguimos? Hicimos juegos con palos, perdimos mil balones de fútbol, y comimos pipas y aunque nos dijeron que pasaría, nunca nos crecieron en la tripa ni tuvieron que operarnos el apéndice para sacarlas.

Bebíamos agua directamente del grifo, sin embotellar y algunos incluso chupaban el grifo.

Íbamos a cazar lagartijas y pájaros con la “escopeta de perdigones”, antes de ser mayores de edad y sin adultos, ¡¡DIOS MÍO!!

En los juegos de la escuela, no todos participaban en los equipos. Los que no lo hacían, tuvieron que aprender a lidiar con la decepción. Algunos estudiantes no eran tan inteligentes como otros y repitieron curso. ¡Qué horror, no inventaban exámenes extra!

Veraneábamos durante 3 meses seguidos y pasábamos horas en la playa sin crema de protección solar ISDIN 15, sin clases de vela, de paddle o de golf, pero sabíamos construir fantásticos castillos de arena con foso y pescar con arpón.
Y ligábamos con las chicas persiguiéndolas para tocarles el culo, no en un chat diciendo “: )” ó “: D”.

Éramos responsables de nuestras acciones y arreábamos con las consecuencias. No había nadie para resolver eso. La idea de un padre protegiéndonos, si transgredíamos alguna ley, era inadmisible. ¡Ellos protegían las leyes!

Tuvimos libertad, fracaso, éxito y responsabilidad y aprendimos a crecer con todo ello. No te extrañe que ahora los niños salgan gilipollas. Si tú eres de los de antes. ¡Enhorabuena! Pasa esto a otros que tuvieron la suerte de crecer como niños, antes de que las APAS, abogados, legisladores, gobiernos y todo tipo de colectivos, ONG´s, etc. nos volvieran a todos unos imbéciles."


domingo, 30 de octubre de 2011

Vídeo Anonymous: Elecciones 20 de noviembre

El colectivo Anonymous ha publicado un nuevo vídeo en el que explica la situación actual en España, cómo hemos llegado a ella, y qué podemos hacer en las próximas elecciones para que el panorama cambie radicalmente. Si de verdad estás harto o harta de cómo están dejando los políticos y los poderes financieros a este país, no te pierdas el vídeo que Ellos no quieren que veas. 


lunes, 24 de octubre de 2011

Mi mapa de bares y restaurantes para comer en Sevilla

Desde hace algún tiempo vengo confeccionando un mapa de sitios para comer en Sevilla, tanto de tapas como tipo restaurante, en el que además de poner algunos datos básicos como teléfono o dirección, en algunos incluyo algunas sugerencias para probar, según comentarios que he podido ir recopilando a través de foros, blogs y comentarios que he escuchado.

Además de poder consultarlo desde el ordenador, una de las características más interesantes de este tipo de mapas es que se puede acceder a ellos desde teléfonos con GPS y acceso a internet, especialmente aquellos que cuentan con el sistema operativo Android así como los distintos modelos disponibles de Iphone.

Esta característica puede ser muy útil a la hora de consultar, sobre la marcha, cuál es el sitio recomendado más cercano a nuestra posición y cuáles son algunas de las tapas que podemos probar allí, aunque he de advertir que cuando empecé a confeccionar el mapa nunca me planteé la posibilidad de publicarlo y ponerlo a disposición de todo el mundo, por lo que las notas carecen de un... excesivo rigor y formalidad, limitando su función a meros recordatorios personales de lectura rápida y simple.

Para usarlo, simplemente basta con picar en el siguiente enlace:
http://maps.google.es/maps/ms?msid=215354051288560271113.0004941064a1a9ecbcd48&msa=0&ll=37.387958,-5.980253&spn=0.040577,0.068407

Si lo hacéis desde un ordenador, se os abrirá una página con la dirección de Google Maps y el mapa de todos los sitios sobre los que podéis ir pinchando para ver más información, si es que la hubiera. En la parte de la izquierda, tenéis la lista de los sitios contenidos en el mapa. Y si además, tenéis cuenta de Google y estáis navegando desde la misma, podréis agregar el mapa a vuestros sitios, para tenerlo más accesible si queréis usarlo en el futuro.

Si en cambio abrís el enlace desde un dispositivo móvil, las posibilidades varían. La opción rápida es abrirlo eligiendo la aplicación Maps, como ocurre en teléfonos con Android instalado. De esta manera, y teniendo el GPS activado, os dará vuestra posición y los sitios alrededor (siempre que os encontréis en Sevilla). Si la abrís usando el navegador del teléfono, tendréis además la opción de agregar el mapa a vuestros sitios, siempre que tengáis cuenta de Google.

Ver Comer en Sevilla capital en un mapa más grande

Espero que el mapa sirva tanto a vecinos como a visitantes y turistas que quieran agregar la gastronomía a los encantos de los que disfrutar en esta estupenda ciudad. Intentaré mantenerlo actualizado e ir completando poco a poco con más sitios interesantes que visitar, y en este sentido, cualquier comentario o información al respecto de la gastronomía y restauración sevillana serán bienvenidos a fin de mantener el mapa lo más completo y actualizado posible. En futuras ocasiones, publicaré otros mapas que he confeccionado sobre otros lugares, alguno incluso del extranjero.

lunes, 17 de octubre de 2011

Manipulación periodística

Portada del 16 de octubre de 2011 del diario ABC, con uno de los ejemplos más claros de manipulación informativa que se han visto en los últimos años.

Y lo peor es que muchísima gente se traga esta mierda como si fuera la palabra de Dios.

lunes, 10 de octubre de 2011

Elecciones 20N: Democracia Participativa

Seguramente hayas llegado a este blog tras buscar en Google información sobre las próximas Elecciones Generales del 20 de noviembre. Quizás no tengas claro a quién votar y quieras saber qué otras formaciones políticas concurren a los comicios electorales, y cuáles son las propuestas que los partidos políticos hacen a los ciudadanos para la próxima legislatura.

Es probable que estés cansado o harto de este sistema, en el que los políticos y los grandes poderes financieros se reparten los privilegios y la riqueza, mientras la gran parte de la población tiene que apretarse el cinturón, ante la crisis que nos azota desde hace ya 3 años, y los que quedan aún por llegar.

A grandes rasgos, esto último ha sido la mecha que ha prendido el movimiento del 15M, o los "Indignados", como algunos los llaman, con la oculta intención de ponerles una etiqueta que los condene al ostracismo y la exclusión social, como si fueran unos apestados, y con la imagen de "perroflauta" o incluso de violento que los medios de comunicación se han ido encargando de introducir subliminalmente (a veces no tanto) en las mentes de los ciudadanos. La mayoría de la gente no sabe que la expresión de "los Indignados" proviene del libro de Stephan Hessel "¡Indignaos!", del que ya hablé hace unos meses en este humilde y un tanto pesimista blog. Seguro que alguna víctima de la desinformación de estos medios de propaganda prosistema, cuando lo ve en la librería, piensa "Anda, ya han sacado el libro sobre éstos".

Este movimiento ha convocado manifestaciones en todo el mundo para el 15 de octubre, protestando por los abusos de la clase política y los mercados financieros. En dichas protestas, los manifestantes reclamarán más democracia para el pueblo, poner freno a la corrupción del sistema político, establecer una férrea legislación que regule los mercados financieros y expresarán su rechazo ante las medidas de recortes sociales que se están produciendo en muchos países.

Movimientos como Democracia Real Ya y otros por el estilo, reclaman además una lista de medidas a adoptar que inspiran a muchos de los que acuden a las manifestaciones y reuniones que, desde el pasado 15 de mayo, están teniendo lugar en España, Europa y el Mundo, acuentuándose últimamente en las manifestaciones que se han venido sucediendo en Wall Street y que, parece, están extendiéndose rápidamente a otras partes del territorio de los EE.UU. Aquí podéis algunas fotos al respecto.

Estos ciudadanos están en su legítimo derecho de manifestarse, protestar y reclamar las medidas que quieran, pero mientras no haya un sistema basado en la democracia participativa, todas estas protestas y propuestas no son más que un brindis al sol, puesto que no están respaldadas por un poder efectivo y real, sólo por el derecho al pataleo.

En muchas reuniones, convocatorias y discursos que han tenido lugar en las distintas concentraciones que se han sucedido en los últimos meses, se proponen, detallan y debaten medidas a tomar, pero... ¿para qué? Allí no hay nadie con poder para llevarlas a cabo, sólo para gritar y escribir en pancartas mensajes contra los políticos y los mercados. Unos piden listas abiertas en las elecciones, otros que no se retrase la edad de jubilación, otros piden la dación en pago como forma de saldar la hipoteca, otros más enseñanza pública, otros marcha atrás en la reforma laboral. Control de los mercados financieros, eliminación de paraísos fiscales... incluso la abolición de la Ley Sinde. Éstas y mil medidas más a adoptar entre las que se reparte la fuerza de la ciudadanía, que debe entender que la primera medida, la única sobre la que hay que hacer hincapié antes de nada es la adopción de un sistema de democracia participativa, que sería lo que conferiría al pueblo el poder necesario y real para proponer, debatir y llevar a cabo el resto de las medidas que los ciudadanos quieran.

Es como si de un muro se tratara. Haciendo individualmente fuerza sobre muchos puntos de ese muro, no conseguiremos derribarlo, pero si todos concentramos nuestro esfuerzo sobre un único punto, el muro acabará por romperse y, con el agujero ya hecho, podremos irlo haciendo más grande, entre todos y poco a poco.

Muy bien, eso de la democracia participativa suena estupendamente, pero parece un poco utópico ¿no? ¿cómo se consigue eso? En principio, existen dos alternativas. Una, que los partidos políticos tradicionales cambien totalmente introduciendo sistemas que devuelvan el poder real y efectivo a los ciudadanos... espera que me ría: eso no va a suceder. Esta gente tiene el poder y lo aprovecha en su beneficio, y por nada soltarán la sartén para dársela al Pueblo, así que no esperemos cambios en ese sentido en los partidos tradicionales porque no se darán, salvo alguna experiencia aislada y poco importante que sirva de justificación a la medida de "más participación democrática" que muchos de estos oportunistas y sinvergüenzas incluyen en sus programas electorales.


La alternativa es el voto a alguno de los nuevos partidos cuya existencia y funcionamiento se vertebra, principalmente, sobre la democracia participativa. Su forma de actuar no es como la de los partidos tradicionales, sino que usan los escaños que consiguen para reflejar la voluntad popular permanentemente. De esta manera, aquellos ciudadanos que lo desean, pueden participar siempre que quieran en la vida política y en la toma de decisiones que a todos nos afectan. En otros países de Europa, como Suecia

Los partidos tradicionales, ante esta emergente amenaza para sus feudos, se han puesto de acuerdo en un tiempo récord para modificar la Ley de Régimen Electoral e incrementar los requisitos para que las nuevas formaciones políticas puedan presentarse a las elecciones, vulnerando el principio de pluralismo político que figura nada más y nada menos que en el primer artículo de la Constitución española de 1.978.

Estos requisitos consisten, básicamente, en la recogida de firmas que avalen la presentación a los comicios electorales de aquellos partidos políticos que no tengan representación parlamentaria en la vigente legislatura. De esta manera, necesitarán al menos un 0,1% de los electores inscritos en el censo electoral de la circunscripción a la que quieran presentarse. Así, en Sevilla por ejemplo, el número de avales necesarios es de 1501, en Madrid 4.641 y en Barcelona, 4.023. Todo esto con las siguientes dificultades añadidas: cada elector sólo puede avalar a un partido, y el plazo de recogida de firmas es de 20 días, entre la publicación en el BOE de la convocatoria de las elecciones y la presentación oficial de las candidaturas. Y para colmo de males, la Junta Electoral Central no ha hecho públicas las instrucciones para la recogida de avales hasta el 15 de septiembre, 11 días antes de que el plazo comenzara.

En el momento de la publicación de esta reflexión que comparto con vosotros, aún no están claras cuáles de esas candidaturas lograrán alcanzar el número necesario de avales, y en qué circunscripciones electorales se podrán presentar, pero tan pronto se publique la lista de candidaturas, actualizaré el blog para que tengáis disponible toda la información sobre las distintas formaciones políticas que se presenten en cada provincia y que promuevan la democracia participativa como uno de sus pilares básicos.

De momento, algunas de estas formaciones son las siguientes:
Probablemente pienses "a estos no los conoce ni su puñetera madre", y estoy de acuerdo contigo. Algunos de estos partidos políticos llevan poco tiempo funcionando, y todos tienen mucho trabajo por hacer y necesidad de gente que los apoye y participe. Pero éste es el nuevo reto que se nos plantea como sociedad, la de participar entre todos, activamente, en la construcción de una nueva realidad, que no sabemos si será mejor o peor, pero desde luego será la que se decida por una auténtica mayoría democrática, día a día, y no cada cuatro años.

Éstos son sólo algunos de los partidos, pero hay más, además de diversas organizaciones y asociaciones formadas por ciudadanos que ven la democracia participativa como la forma de gobierno más justa y democrática. No tomes esta reflexión como una guía para saber qué votar, sino como un acicate para investigar y recabar información sobre las alternativas a este gran bipartido de sinvergüenzas que se aprovecha de nosotros llamado PPSOE. Y quiero insistir en que me refiero a alternativas políticas cuya base y modo de funcionamiento sean la democracia participativa y la democracia directa y que, por definición, carecen de ideología (no son de izquierdas ni de derechas) sino simples "mandados" del pueblo. Votar alguna de estas alternativas es votar por la posibilidad de seguir decidiendo sobre tu futuro durante los cuatro años que siguen. Y esto ya puede incluir todas las medidas y propuestas que hagan de esta sociedad más justa y ecuánime, y de éste, un mundo mejor.


Para finalizar, os pongo una entrevista que me ha sorprendido a la vez que tranquilizado, porque al parecer no soy el único que dice que los que siguen votando al PP o al PSOE son unos inconscientes (al menos en el sentido político), sino que hay más gente, mucho más inteligente e informada que yo, que también llega a la misma conclusión, y que además lo explica la mar de bien, como el doctor en enconomía y profesor de economía aplicada en la UAB, el señor Arcadi Oliveres.









miércoles, 5 de octubre de 2011

... ni llores por mí.

Leyendo esta mañana el artículo de opinión de Elvira Lindo, que toma prestado por título el de la canción "No me quieras tanto", de la venerada/criticada Isabel Pantoja, me he llegado a sentir identificado con el tipo de personajes a los que apunta en su mordaz crítica a las costumbres que las nuevas tecnologías de comunicación móvil comienzan a traer a nuestra vida cotidiana. Os recomiendo encarecidamente su lectura.


En el texto, Elvira protesta con sutileza e ironía por las limitaciones que estas nuevas costumbres tecnológicas traen a la comunicación de siempre, la del cara a cara, en el mundo real, "in person", coño... como toda la vida. Y en parte no le falta razón. Uno de los efectos del futuro, que ya está llegando más rápido a nuestras vidas de lo que muchos pueden asimilar, es que las formas de comunicarse en nuestra vida social se reparten mucho más que antes, al haber tantas nuevas posibilidades, y claro, la comunicación tradicional pierde terreno frente al embite que estas nuevas posibilidades de comunicación. No sé si esto es bueno o es malo, pero lo que sí sé es que es es una realidad.


Al leer el artículo de Elvira, se me vino a la mente la limitación que también ha sufrido la comunicación en el hogar, en el seno de la familia cuando, por ejemplo, los hijos (y algún que otro padre) se dedican más a jugar a la consola que a charlar de cómo ha ido el día, así que... ¡qué coño! ¡a la mierda las consolas! Son tan perjudiciales como los móviles, y no me vale la excusa de que también pueden usarse para jugar online y conocer a gente de otros países. ¿Y la comunicación de toda la vida? ¿La del aquí y ahora?


Luego están los ordenadores, esos engendros electrónicos que absorben nuestro tiempo y nos encapsulan en una realidad paralela, ajena a todo lo que ocurre fuera del monitor de 19". Tan perniciosos como las consolas para la comunicación familiar o conyugal, e incluso mucho más, ya que sus efectos a menudo se extienden a personas de todas las edades. ¡Peligrosísimo! ¡Fuera ordenadores entonces!


¿Y qué hay de esa horrible máquina que lleva creando zombies domésticos desde hace ya varias decadas? Me refiero a la televisión. Si confeccionáramos una estadística sobre ello, ¿cuál creéis que sería el aparato que más daño le ha hecho a la comunicación entre las personas? Yo sin duda apostaría por la caja tonta. Son varias generaciones de familias ya las que, presas de tan infernal lavadora de cerebros, han sucumbido a sus hechizos, siendo las palabras que salían por su altavoz las únicas que rompían el silencio del hogar, ya fuera de día o de noche. ¿Qué ha sido de las largas charlas a la luz de la chimenea? ¿Y de aquellas que durante miles de años tuvieron lugar alrededor de la fogata? Si es que se está perdiendo lo auténtico.


Y con la radio, antes que con la televisión, pasó lo mismo. "Niño, cállate, que van a echar el parte." me dijo más de una vez mi abuelo. Pero abuelo... ¿y la comunicación? ¿la de toda la vida? ¿la comunicación abuelo-nieto? Maldito engendro esa radio. La madre que parió a Marconi.... ¡ah, no! que fue Tesla.

Y llegamos a los grandes reyes del aislamiento social, los grandes enemigos de la comunicación interactiva, en tiempo real, en el aquí y ahora: ¡los libros! Si la televisión ha sido la reina indiscutible de las últimas décadas, los libros ganan por goleada, por los siglos que le llevan de ventaja, y más aún si a ellos les sumamos sus hermanos pequeños, los periódicos y las revistas. Hoy en día continúan haciendo estragos, en cualquier cafetería, donde onanistas sociales se enclaustran en la lectura, prestos a molestarse ante cualquier interrupción o intento de comunicación de otro ser humano. ¿Y esas bibliotecas? ¿Qué se puede decir de esos templos del aislamiento donde además está expresamente prohibida la comunicación y si le quieres cualquier cosa a alguien tienes que hacerlo como si fueras un espía, susurrando y mirando de reojo?


Todo esto también me recuerda al eterno debate sobre lo que es necesario y lo que no, cuando alguien pregunta, con tono crítico, que para qué hace falta internet en el móvil, o tener GPS. Y en el fondo, tiene razón. Falta no hacen. Pero me gustaría darme una vuelta por la casa del tecnófobo de turno para ver si todo lo que tiene es necesario o si lo que realmente ocurre es que pretenden disfrazar de menosprecio su incapacidad para asimilar y utilizar las nuevas herramientas que van apareciendo.