Translate

martes, 7 de agosto de 2007

Sun Tzu en los Jardines del Alcázar

El otro día me llamó por teléfono María do Ceo, la fadista del revuelo que se organizó en los jardines del Alcázar. Estuvimos hablando casi una hora y, aparte de una tía encantadora, se extrañaba de no tener noticias mías tras haberme enviado su cd, y es que andaba liadillo enviándome "cartas de amor" con el productor ejecutivo del ciclo. Me disculpé por mi silencio y prometí enviarle al día siguiente el correo que tenía para ella casi entero escrito, junto con los que le había escrito a nuestro querido amigo, el "ingeniero superior de organización de eventos artísticos y culturales". Paso a ponerlos aquí, para el que le guste las "peleitas" epistolares o, simplemente, esté aburrid@ y no tenga otra cosa mejor que hacer (que lo dudo).

Apreciada María,

Lo primero de todo. GRACIAS por el cd. Fue una tremenda sorpresa el que me contestaras, no me lo esperaba, y aún más, recibir el disco. No veas la que se montó en la oficina cuando recibí el paquete. Por un momento, fui la envidia de mis compañeros. Fue un detallazo por tu parte que me gustaría agradecerte de alguna manera, así que he pensado en comprar tu próximo disco cuando lo tengas terminado en enero (por favor, éste no me lo regales, quiero pagártelo).

Por cierto, el disco es maravilloso. He dividido las canciones entre las que me gustan mucho y dos o tres que pongo en repeat (y que me apasionan). El pasado sabado, con motivo de mi honomástica, disfrutamos de él en una comida en el campo, acompañada de vinho verde de tu tierra que hizo las delicias de todos los comensales.

Por mi parte, han sido ya varios los correos que he intercambiado con el director del ciclo de los conciertos del alcázar (te los pongo al final, por si te apetece ver cómo nos tiramos los trastos epistolarmente hablando). Este señor sigue en sus trece de que allí jamás hubo un concierto hasta las 12 de la noche y supongo que, por la cuenta que le trae a nivel profesional, nunca va a admitir lo contrario, así que lo he dado por imposible. Lo que sí he procurado en mi último correo es proponer en firme que te vuelvan a contratar para "desquitarte" y enmendar errores pasados, independientemente de quien los haya cometido. No soy ingenuo y sospecho que mi propuesta tendrá escasa o nula fuerza, pero al menos tenía que intentarlo. De cualquier forma, seguiré pendiente de cambios en tu página por si programas algún nuevo concierto por Sevilla o alrededores.

Un caluroso abrazo (42º exactamente),
Daniel.

Correo 1:

Estimado Daniel:

Me pongo en contacto con usted debido a la queja que formula en la encuesta que nos entrego en el concierto de ayer noche realizado por María do Ceo en los jardines del Real Alcázar de Sevilla.

En la misma nos indica que "En el concierto de María do Ceo, no se le permitió terminar, lo que jamás había ocurrido en ningún concierto anterior que yo haya asistido. Me parecío un fallo lamentable de la organización". Al respecto debo de puntualizarse lo siguiente:

1. Los horarios de realización de la actividad han de cumplir la normativa vigente de las instalaciones en el Real Alcázar de Sevilla.

2. Que en los contratos de todos los artistas y por imperativo del Patronato del Real Alcázar al respecto de la aplicación de dicha normativa, se incluye como norma de uso obligado, que la duración del concierto no debe sobrepasar nunca los 60 minutos. Como el concierto comienza a las 22:30 horas la hora de finalización del mismo debe de ser las 23:30 horas.

3. Que para la interpretación de un bis se establece un margen de seguridad de 5 minutos de duración, por lo que la hora máxima de duración del concierto son las 23:35 horas.

4. Que anoche la cantante María do Ceo había sobrepasado con creces ese horario. Que desde las 23:30 le estábamos haciendo señas de que debía de terminar su actuación, y que no nos estaba haciendo caso.

5. Que como a las 23:42 horas seguía sin atender nuestra indicaciones no tuve más remedio que decirle que tenía que terminar inmediatamente, aunque la jefa de gira de la cantante (que no pertenece a la organización) lo hizo de una manera impropia de un profesional del espectáculo.

6. Yo mismo como profesional del espectáculo con más de veinte años de experiencia en la organización de conciertos, también me sentí abochornado por la lamentable actitud tomada por la manager de la artista.

7. Que el horario máximo de permanencia de cualquier persona (público, artistas, técnicos,...) en las instalaciones del Real Alcázar son las 24:00 horas.

8. Que todas las noches tenemos que desmontar el sonido y otros elementos necesarios para la actuación, hasta un horario máximo de las 24 horas, por imperativo del Patronato del Real Alcázar.

9. En condiciones normales cuando a un artista se le da una indicación de este tipo, NUNCA debe de hacer lo que hizo ayer esta señora, que es dirigirse al público y decir a micrófono abierto que no la dejan seguir cantando, y mucho menos cuando es ella la que está creando el problema.

10. Que en dicho momento esta persona lo que estaba haciendo es romper la relación contractual que se establece en su contrato, y que como le he indicado anteriormente es de uso obligado para todos los artistas por imperativo del Patronato del Real Alcázar, de que la actuación no debe de sobrepasar las 23:35 horas.

11. Que la falta de respeto y de consideración a la que han aludido algunas personas, la tuvo la cantante hacia la organización provocando un alboroto del que la organización no tenía culpa alguna pues solo estaba cumpliendo la normativa de uso obligado que exige terminantemente el Patronato del Real Alcázar.

12. Que al final del concierto María do Ceo me pidió disculpas por el perjuicio ocasionado a la organización, y me indicó que estaba dispuesta a hacer una nota pública o a contestar a todas aquellas personas que se sintieron agraviadas por lo que se consideraron un fallo de organización cuando no lo fue, y que la única responsable del desaguisado fue ella y su actitud incomprensible para una artista de su nivel profesional y humano.

Reciba un cordial,

Miguel Ángel González
Director artístico y Productor ejecutivo
Noches en los jardines del Real Alcázar
Director Gerente de Actidea, S.L.
nochesalcazar@actidea.com
www.actidea.com

Correo 2:

Apreciado Sr. González,

El motivo de mi estupor ante cómo finalizó el concierto del pasado
jueves fue la ausencia de precedentes al respecto. Ignoraba que las
normas del alcázar impedían terminar un concierto pasadas las 11:35. Es
más, llevo yendo varios años a estos ciclos de música en los jardines
del Real Alcázar y en varias ocasiones los bises se han prolongado hasta
casi las 12 (y no recuerdo si en alguna ocasión un poco más).

Lamento que el cambio de normas y condiciones en las que ofrecen los
espectáculos haya recortado notablemente el tiempo para las actuaciones
y restringido tan estrictamente algo tan esencial como es la
comunicación entre los artistas y el público.

Debo decir que en los 15 años que llevo asistiendo a todo tipo de
conciertos, nunca jamás había visto algo parecido en ninguna parte. Por
mi parte, me llevo una negativa impresión del cambio en la manera de
organizar el ciclo este año, y de la forma de aplicar las normas.

En cualquier caso, me gustaría saber el por qué de estos cambios en
cuanto a las directrices de aplicación del horario.

También me resulta bastante increible el plazo máximo de 25 min. para
desmontar el espectáculo y desalojar los alcázares. Por otro lado, y
dados sus 20 años de experiencia en la organización de conciertos,
permítame hacerle una pregunta. ¿Cómo se le puede dar un margen de solo
5 minutos a un concierto para los imprevistos, retrasos, bises y
reajustes intrumentales entre tema y tema? Para eso, pueden ustedes
poner un cd. Un directo no se hace así, por muchos años que tenga usted
de experiencia.

Y para que no piense que todo es criticar, le diré que he estado muy
satisfecho con todos los conciertos a los que he ido en ediciones
pasadas (y han sido muchos), pero mi opinión y las opiniones de las
personas con las que asistí han cambiado radicalmente. Máxime cuando
Ud., organizador del concierto, no es capaz de asumir su responsabilidad
echándole las culpas a la Señora Do Ceo y a los de la gestión de su
espectáculo. Señor, si las normas del patronato del alcázar han cambiado
(o su forma de aplicarlas), que comience el concierto a las 22:00 o
incluso a las 21:45, que seguro que nadie se queja y el margen para
ofrecer un espectáculo vivo va a ser mucho más adecuado.

Por último, recordarle que las normas, del alcázar o de cualquier
espacio público, son meros instrumentos para servir al ciudadano, de
forma sensata, cívica y respetuosa. Y sinceramente pienso que a nadie se
iba a perjudicar por habernos dejado media hora más, que es lo que
seguramente iban a durar la canción que le faltaba a la Señora Do Ceo y
las propinas que le íbamos a pedir con nuestros aplausos y vítores. Solo
espero sepan compensar este lamentable incidente dándole la oportunidad
de ofrecer su espectáculo con todas las garantías (tanto para el
público, como para ella y sus acompañantes, así como para la
organización y el alcázar) en un futuro próximo.

Le saluda muy atentamente,
Daniel.

Correo 3:


Estimado Sr::

Soy productor ejecutivo y director artístico de Noches en los jardines del
Real Alcázar desde su creación en el año 2000. Desde ese año las normas de
aplicación en cuanto a horarios han sido siempre las mismas. Nunca se ha
sobrepasado el umbral de las 24 horas, ni tan siquiera el de las 23:50 h.,
que solo ocurrió en el año 2005 en un concierto del grupo Bluesville. A
partir de ese día el Patronato del Real Alcázar endureció los tiempos de
finalización de los conciertos, y la hora máxima permitida son las 23:40
horas.

La organización del ciclo no ha cambiado respecto al planteamiento de otras
ediciones: es exactamente el mismo que el realizado desde el año 2000, tanto
en la forma de aplicar las normas como en el de realizar la organización.

Respecto al desmontaje, y por mucho que le parezca imposible, el equipo
tiene tal práctica en realizarlo que incluso ha llegado a desmontarlo en 16
minutos.

Por sus comentarios, estimo que desconoce los entresijos de como se organiza
un concierto o un evento de cualquier naturaleza cultural, y de cómo es
totalmente posible diseñar una actuación al milímetro, en cuanto a
desarrollo temporal se refiere. Es más la gran mayoría de espectáculos están
planificados al milímetro, y sus planificaciones son auténticos trabajos de
ingeniería.

A la señora María do Ceo se le habían comentado, desde mi primer contacto
con ella, por el mes de enero de 2007, todas las dificultades que entraña
actuar en Noches en los jardines del Alcázar. Se le comunicó que el tiempo
de realización del concierto era de 60 minutos y ni uno solo más; que se le
daba un margen de 5 minutos para el bis, y que nunca podría sobrepasar ese
tiempo. La señora Do Ceo en ese momento aceptó esos horarios, y por eso la
programé. Tenga por seguro que si me hubiera puesto algún impedimento no la
habría programado, ya que las normas del Patronato del Real Alcázar lo
impiden.

Respecto a su comentario de "¿Cómo se le puede dar un margen de solo 5

minutos a un concierto para los imprevistos, retrasos, bises y reajustes
intrumentales entre tema y tema? Para eso, pueden ustedes poner un cd. Un

directo no se hace así, por muchos años que tenga usted de experiencia". En
este punto debo decirle que considero que debe ser usted un productor
ejecutivo de primer orden y de que debe de tener una experiencia muy grande
en la organización, planificación y producción de espectáculos al aire
libre, al pronunciarse tan categóricamente.

Le hago una pregunta que espero sepa responderme. Dígame ¿cómo es posible
que de los 127 grupos que han intervenido desde el año 2000 hasta el día 12
de julio (concierto de María Do Ceo), y de los 285 conciertos realizados en
ese periodo en Noches en los jardines del Real Alcázar de Sevilla, habiendo
utilizado las mismas normas de uso para todos los conciertos y todos los
grupos, ha sido posible que 125 grupos y 283 conciertos se hayan acoplado
sin problema alguno al desarrollo milimétrico del concierto. Y por qué razón
solo María do Ceo y el grupo Bluesville hayan sido incapaces de controlar
sus conciertos?

En el caso de Bluesville fue porque pasaron de leerse el Plan de Concierto
que se le entrega a cada grupo, y en el caso de María do Ceo simplemente
porque se saltaron a la torera el Plan de Concierto, provocando un grave
alboroto del que la organización no tenía, vuelvo a insistirle, culpa
ninguna.

Respecto a su último comentario ("Por último, recordarle que las normas, del

alcázar o de cualquier espacio público, son meros instrumentos para servir
al ciudadano, de forma sensata, cívica y respetuosa. Y sinceramente pienso
que a nadie se iba a perjudicar por habernos dejado media hora más, que es
lo que seguramente iban a durar la canción que le faltaba a la Señora Do Ceo
y las propinas que le íbamos a pedir con nuestros aplausos y vítores. Solo
espero sepan compensar este lamentable incidente dándole la oportunidad de
ofrecer su espectáculo con todas las garantías (tanto para el público, como
para ella y sus acompañantes, así como para la organización y el alcázar) en

un futuro próximo"), y dado que no se va creer lo que yo le comente, estimo
que es mejor que se lo conteste personalmente el señor Director del
Patronato del Real Alcázar y de la Casa Consistorial de Sevilla, Don José Mª
Cabeza, al que le ruego dirija sus comentarios por correo postal a Patronato
del Real Alcázar y de la Casa Consistorial de Sevilla en Patio de Banderas
s/n.

Incluya también este otro comentario en el escrito que dirija al Director
del Patronato del Real Alcázar ("Señor, si las normas del patronato del

alcázar han cambiado (o su forma de aplicarlas), que comience el concierto a
las 22:00 o incluso a las 21:45, que seguro que nadie se queja y el margen

para ofrecer un espectáculo vivo va a ser mucho más adecuado").

Y por último, le comento que asumo la responsabilidad como Productor
ejecutivo de Noches en los jardines del Real Alcázar, pero no asumo el acto
negligente que tuvo la señora María do Ceo al incumplir todas las normas y
horarios de los que había sido informada desde mi primer contacto con ella,
que son las que desde el año 2000 se han aplicado siempre en Noches en los
jardines del Real Alcázar de Sevilla, por imperativo del Patronato del Real
Alcázar y de la Casa Consistorial de Sevilla.

Miguel Ángel González
Productor ejecutivo y Director artístico

Noches en los jardines del Real Alcázar de Sevilla.

Correo 4, y último (de momento):

Estimado Sr. González:

No soy solo yo sino varias de las personas con las que vengo asistiendo a los conciertos del Alcázar año tras año las que afirman haber disfrutado de conciertos hasta las 12. Es por ello que, sin ánimo de poner en duda su credibilidad, en ningún caso me voy a creer una versión que contradice lo que yo he vivido personalmente, me lo diga el Director del ciclo, el del Alcázar o el mismísimo Papa. Solo decirle que no seguiría escribiéndole estos correos si no tuviera la fuerza que me otorga el haber asistido a conciertos en el Alcázar hasta casi las doce, o incluso más. Bajo mi punto de vista, Ud. defiende su versión porque defiende sus intereses profesionales, causa ésta de lo más legítima y, en este punto, le entiendo. De la misma manera que entiendo que ninguno de los dos va a convencer al otro, o al menos, hacer que reconozca como cierta la versión del otro.

Por tanto, no es éste el motivo que me impulsa a responderle, sino más bien tres. El primero de ellos es agradecerle la atención que ha manifestado en el asunto que nos ocupa, tanto en la lectura de mis comunicaciones como al responder a las mismas con suma escrupulosidad y correcta educación. En segundo lugar, para que, en la medida de lo posible, ninguno (artistas, público, organización) volvamos a vivir situaciones tan vergonzosas y decepcionantes (al ser ésta la primera vez que me ha pasado, lo considero una excepción que no creo que vuelva a repetirse). Y en tercer lugar, para conseguir, si fuera viable de alguna forma, resarcir la situación tan negativa que se dió promoviendo la realización de otro concierto con la señora María Do Ceo, que tan estupendo espectáculo nos brindó durante 70 minutos.

Podemos seguir intercambiando correos poniendo en duda las capacidades, criterios y conocimientos del otro... o buscar una solución. Yo ya le he escrito a la Señora Do Ceo y me ha respondido que tiene la firme intención de volver a Sevilla para dar un nuevo concierto. Desconozco si ya ha formalizado algún contrato, pero estoy convencido de que sería enormemente positivo para todos el que pudiera volver a darlo en Sevilla. Y aún más, creo que tendría un gran significado el que lo diera en los Jardines del Alcázar, como muestra de que se puede rectificar y hacer las cosas bien, ofreciendo un bello espectáculo al pueblo sevillano.

Por mi parte y siguiendo sus indicaciones, en breve daré traslado por escrito de mis sugerencias y comentarios al Sr. Director del Patronato del Real Alcázar, que espero tenga en cuenta, no ya como una opinión personal, sino como el sentir general del público sevillano.