Translate

viernes, 12 de mayo de 2017

Carta a nuestros mayores

A vosotros, nuestros mayores, todo mi agradecimiento. Nos habéis criado, educado, habéis trabajado muy duro durante toda la vida para que no nos faltara de nada, nos habéis acompañado y guiado en el camino desde la niñez a la madurez, a algunos afortunados incluso más allá. Nunca os lo podremos compensar lo suficiente.

Vuestra experiencia os ha otorgado la sabiduría de las cosas más cercanas de la vida: la familia, la amistad, la salud, el trabajo... el paso de los años os ha convertido en maestros de todo lo que compone nuestra vida cotidiana y los niños, los jóvenes y los no tan jóvenes tenemos mucho que seguir aprendiendo de vosotros. Sois uno de los mejores valores de nuestra sociedad y todos os debemos estar eternamente agradecidos.

Durante vuestra vida habéis visto muchas cosas, lo que os proporciona un punto de vista sólido y es lo que os ha ayudado a formar vuestra opinión sobre las cosas, tanto las más cercanas como las que nos afectan a todos.

Pero me vais a permitir que, con todo el cariño y el respeto del mundo, os diga que no lo sabéis todo. Muchos de vosotros os habéis sacrificado trabajando desde muy jóvenes para sacar vuestra familia adelante, lo que os honra infinitamente porque habéis pagado el precio de renunciar a una formación educativa esencial para entender cómo está organizada la sociedad y cómo hemos llegado hasta aquí. Y el pasado 20 de diciembre la sociedad a la que tanto habéis ayudado ha sido condenada a ahondar en el abismo otros cuatro años más.

Entiendo vuestro punto de vista. Siempre habéis votado al PP... o al PSOE, y ya no tenéis edad de cambiar a estas alturas. Pero el daño que le hacéis a España volviendo a votar a estos corruptos tendrá consecuencias nefastas durante muchas décadas, quizás siglos si tenemos en cuenta las políticas medioambientales de estos dos partidos.

El voto es un derecho de toda persona, pero ejercer ese derecho de manera responsable también es un deber. Nos habéis enseñado a valorar todas las circunstancias antes de tomar una decisión, a informarnos bien, a ser desconfiados de lo que nos dice uno y otro, a comparar, a contrastar... ¿por qué no lo hacéis vosotros cuando votáis? ¿por qué aceptáis como verdades absolutas lo que cuentan las televisiones, bien en manos del Gobierno o bien en manos de grupos mediáticos con oscuros intereses financieros?

Seguramente muchos confundáis vuestra sabiduría en las cosas cercanas con saber qué sucede en el mundo, pero ¿cuántos de vosotros sabríais decir en cuánto ha aumentado la deuda pública española en estos 4 años y cuánto debemos ahora? ¿cuántos de vosotros habéis visto cuál ha sido la evolución de la hucha de las pensiones en estos últimos años? ¿cuántos sabéis cómo se reparten los escaños en el Congreso o cómo se reparten las competencias las distintas administraciones? ¿cuántos de vosotros habéis leído esa Constitución que un día aprobasteis? ¿qué opinión os merece el TTIP, las políticas neoliberales, el aumento de la desigualdad, la dación en pago o la auditoría de las eléctricas? ¿cuántos de vosotros realizáis el seguimiento de lo que apoyan o rechazan en el Congreso los partidos a los que votáis? ¿cuántos lo entendéis? Es triste y revelador comprobar cómo el porcentaje de votos al PP y al PSOE crece a medida que sube la edad y baja el nivel formativo. ¿Qué conclusión sacáis al respecto? 

Se puede llegar a entender que hayáis estado haciendo lo mismo toda la vida y que, en cierta manera y a algunos más que otros, así os haya ido bien. Que mejor es un "virgencita, que me quede como estoy" que probar, a estas alturas de la vida, a votar a otros porque "total, si todos son iguales". Se entiende perfectamente que penséis "Al menos con éstos me llega la pensión, quién sabe con los otros". Pero lo que resulta evidente es que las cosas no dejan empeorar y, a este paso, es muy probable que la mayoría vea reducirse su pensión de aquí a pocos años ( ¿Realmente queremos seguir estando cuesta abajo? Y así hasta cuando, ¿hasta que os toque a vosotros recortaros las barbas? ¿o a alguno de vuestros hijos o nietos? Realmente es muy triste pensar que es preferible vivir en la ignorancia, con la esperanza de morirnos antes que nos llegue la miseria que han provocado los recortes, la corrupción y la pésima gestión de nuestros gobernantes a los que, en especial, vosotros habéis apoyado porque sin vosotros, no estarían donde están... ni habrían hecho lo que han hecho.

Por eso ya va siendo hora de dejar de echarle la culpa a los políticos de nuestros males, porque la responsabilidad de lo que hacen los que gobiernan recae en aquellos que les votan, y en especial, los que lo hacen repetidamente porque ya se sienten demasiado mayores para cambiar.

jueves, 2 de febrero de 2017

Cabify, o cómo saber el precio de un trayecto por adelantado (Cupon 6 € gratis DANIELL1380)

Cabify es un servicio de chófer privado que, a poco que los taxistas no se pongan las pilas, se va a comer el mercado del traslado urbano de personas. Se trata de una empresa que subcontrata el servicio de transporte en cada ciudad en la que está con conductores autónomos o empresas de conductores. 

Tú solicitas tu coche indicando, a través de una aplicación en el móvil, dónde te tiene que recoger y hacia a dónde vas, y la aplicación te dice el trayecto sobre un mapa, el precio que vas a pagar y el tiempo que va a tardar el coche en recogerte en el punto indicado. No sólo te dice el precio sino que además los precios son más económicos que los del taxi. Una vez te muestra esos datos, puedes confirmar la solicitud o desistir.


VENTAJAS DE CABIFY
  • Sabes el precio del viaje antes de solicitarlo. Para mí, aparte del precio, es la principal ventaja que tiene, porque me evito las desagradables situaciones en las que el taxista me ha metido por dónde más le ha interesado a él con el propósito de aumentar el precio de la carrera. Puede que sólo sea uno de cada cinco... o diez, pero la sensación de que te han timado suele eclipsar al resto de los servicios que contratas y transcurren sin ningún tipo de incidencia. 
  • Precio: es más barato, sin matices, aunque sólo ligeramente, en torno a un 10%, y eso teniendo en cuenta que al taxista no le haya dado por darte el "paseo turístico" para llegar a tu destino. Para los transfers de aeropuerto, el precio es menor que el de los taxis y además no te cobran por las maletas.

    ACTUALIZACIÓN 01/05/2017
    : Tras algunos meses de uso, he podido comprobar que algunos trayectos son más baratos en taxi. Tendrás que ser tú quien valore en cada ocasión si merece más contratar un cabify o coger un taxi, lo que más cuenta te traiga.

    ACTUALIZACIÓN 17/05/2017: El cálculo del coste del trayecto lo hace la aplicación de Cabify en función de la distancia que calcule el navegador Waze. ¿Qué quiere esto decir? Que no nos cobran por tiempo, por lo que es especialmente interesante en ciudades con tráfico denso o atascos. No vamos a ver el precio subir porque estemos en mitad de un atasco. Esto es espcialmente interesante ya que, si bien en condiciones de tráfico muy fluido, un mismo trayecto puede salir más caro en cabify, con tráfico denso, es muy probable que salga bastante más barato que ir en taxi. Nuevamente, tendrás que ser tú quien valore estos factores y tomes la decisión que más te interese.
  • Ves en todo momento por dónde vas: desde el momento que te subes a un cabify, puedes ver en su aplicación por dónde vas en el mapa, así como el tiempo estimado de llegada a tu destino. Esta opción también está disponible cuando pides el cabify y éste viene de camino: puedes consultar su posición, distancia y tiempo estimado de llegada al punto de recogida.
  • Coches de alta gama: Cabify tiene posibilidad de pedir coches "Lite" y coches "Premium". Los "lite" son ya de por sí bastante buenos, tremendamente cómodos, espaciosos y con un aspecto imponente. De los Premium no he visto ninguno en persona pero sé que incluso tienen algún Tesla en servicio, así que ya os podéis imaginar.
  • Trato de los conductores: Es un aspecto en el que ponen mucho esmero, los conductores son educados, te dan conversación. En general, el trato es bastante agradable. Puede que el hecho de que luego serán puntuados por ti a través de la aplicación del móvil tenga algo que ver. Éste es un ejemplo de que el poder del cliente se traduce siempre en un mejor servicio.
  • No manejas dinero: En la aplicación del móvil, metes un número de tarjeta de crédito, y es ahí donde te cargan el importe de cada viaje, por lo que al terminar, sólo tienes que despedirte del conductor y salir del coche. Cuando lo haces, te llega una notificación al móvil para que puntúes al conductor de 1 a 5 estrellas, y el cargo se efectúa en tu tarjeta.
  • Servicios extra: Desde el móvil cuando solicitas el servicio puedes activar diversos servicios, como el de que el conductor te abra la puerta al subirte o al bajarte, el aire acondicionado, si quieres música en la radio y qué emisora, etc. Incluso te ofrecen agua embotellada gratis como cortesía. No me parecen detalles importantes, pero ahí están.
  • Descuentos y promociones: de vez en cuando, Cabify activa descuentos y promociones para sus clientes. Además de ello, cuando te registras, puedes hacerlo a través de un código de promoción para que, de entrada, tengas 6 euros. Por ejemplo, puedes usar el código DANIELL1380  cuando te registras y automáticamente obtendrás 6 euros de saldo en tu cuenta de Cabify.

INCONVENIENTES DE CABIFY
  • Necesitas una aplicación en el móvil y conexión a Internet para solicitar el servicio. Si te quedas sin batería, adiós a Cabify.
  • Necesitas una tarjeta de crédito. No puedes pagar en metálico.
  • La aplicación, de momento, no permite seleccionar el punto de destino sobre el mapa, por lo que hay que escribir la dirección a la que quieres ir. Yo lo que hago es usar el servicio de posicionamiento al seleccionar el punto origen para averiguar la dirección de mi destino si no me la sé. Luego le doy atrás, selecciono (ahora ya sí) el punto de recogida y le introduzco la dirección que me facilitó antes. A ver si arreglan esto pronto.
  • El tiempo estimado de recogida no siempre es correcto. A veces, cuando vas a solicitar un cabify la pantalla te marca, por ejemplo, 8 minutos. Eso significa que el cabify tardará 8 minutos en llegar a recogerte a donde estés. Pero luego cuando lo solicitas, ese tiempo puede variar, y ser más corto o más largo (con frecuencia, más largo). De todas maneras, siempre puedes cancelar el trayecto cuando el cabify viene de camino, si el tiempo que va a tardar es demasiado o simplemente has cambiado de opinión.
  • Sólo disponible en algunas ciudades: A Coruña, Bilbao, Vitoria, Sevilla, Barcelona, Madrid, Málaga, Tenerife y Valencia, aunque presumiblemente la lista se irá ampliando en los meses venideros.
A pesar de estos inconvenientes, a mí Cabify de momento me convence como una alternativa seria a los clásicos taxis de toda la vida. Si te animas a probarlo, no olvides registrarte usando el siguiente código
DANIELL1380

Así te beneficiarás de 6 euros de saldo gratis para tu primer viaje. Al registrarte, tu cuenta también genera un código de invitación como el anterior, que puedes pasarle a tu familia y amistades para que se beneficien también de dicho código, a la vez que en tu cuenta de cabify recibes otros 6 euros de descuento.