Translate

jueves, 23 de abril de 2009

Regálamelo

Odio hacer regalos. Así de claro. Y no porque sea un misántropo o por el gasto que conlleva sino por los quebraderos de cabeza que me trae el decidir, escoger, buscar y comparar el regalo más apropiado para la ocasión y la persona de que se trate. Le doy más vueltas a la cosa que Hamlet si hubiera sido mujer. Y si me pasa esto es porque los regalos que hago no son por compromiso sino porque realmente quiero tener un detalle con esa persona, y por eso me preocupa acertar, con algo que le resulte práctico o, sencillamente, le apetezca que le regalen.

A veces tienes pistas de por dónde pueden ir los tiros. Tomas nota mental sobre cualquier declaración de intenciones en relación a la compra de alguna cosa, y si estáis viendo un escaparate o dando vueltas por una tienda echando un vistazo, estiras la oreja, cual elfo, a la caza y captura de un "¡uy, qué cosa más chula!" y luego apuntas discretamente en algún sitio artículo, precio y punto de venta, para que no se te olvide cuando llegue el momento. Pero ... qué complicado, no?

Vamos a ver. La gente cuando se casa ¿no hace listas de boda? ¿Por qué entonces no se pueden hacer listas para el resto de las ocasiones? Con este propósito se ha creado la web Regalamelo. Vamos a dejarnos de tonterías y de gastarnos los dineros en regalos que criarán polvo o serán enterrarados para siempre en el rincón más profundo y oscuro del armario menos usado de nuestra casa. Es tiempo de crisis y hay que emplear bien los emolumentos que la cosa está mu malita, y si vamos a hacer un regalo ¿por qué no asegurarnos de que vamos a acertar de pleno?

En Regalamelo, una vez te registras, puedes crear tu lista de regalos con aquellas cosas con las que te gustaría que te "sorprendieran" en una ocasión especial. Puedes completar la lista con algunos datos que faciliten a tus amigos y familiares la adquisición del regalo, tales como descripción, sitios donde comprarlo, precio, etc. Luego la gente puede entrar en tu página y mirar lo que te hace falta para ir sobre seguro. Incluso pueden reservar el regalo elegido para evitar duplicidades. Así todos ganan. El homenajeado consigue los regalos que quiere o necesita y el resto de la peña no se come el tarro ni pierde el tiempo pensando qué le gustará o dónde lo venderán o cómo será aquello que quiere.

Si hubiera que apuntar algún inconveniente sería la falta de sorpresa pero este sistema tampoco impide que cada uno haga el regalo que quiera independienemente de lo que ponga en la lista.

PD1. Este artículo no tiene nada que ver con los regalos de mi último cumpleaños hace un mes, ya que me gustaron todos sin excepción. Telépatas...! que sois todos unos telépatas!

PD2. Juana, ya sé que nunca entras en mi blog, pero por favor, utilízalo que la próxima eres tú y como te regale otro collar o pendientes, vas a tener stock suficiente ya como para montar un puesto ambulante en el Duque.