Translate

miércoles, 19 de febrero de 2014

Cortinas de humo

En los últimos meses el Gobierno está llevando a cabo una estrategia de manipulación mediática que hace parecer a Goebbels un torpe aprendiz. De todos es conocida la técnica de las cortinas de humo: sacar a la palestra un tema que suscite polémica para desviar la atención y el tiempo que se dedica a los temas más importantes.
El Gobierno ya se encargó de dirigir la atención y preocupación de la ciudadanía más tradicional a la hora de informarse hacia temas como la independencia de Cataluña, el aborto o las revueltas en Ucrania, y aún les queda  en la recámara el tema del matrimonio gay, que no me extrañaría que fuera la siguiente cortina de humo, para restar atención a los temas que más afectan a España: la corrupción, la desastrosa política laboral y económica, los recortes en educación y sanidad, el enorme endeudamiento al que nos han abocado los distintos gobiernos y que tenemos que pagar entre todos (rescate bancario), etc. De este modo la repercusión mediática de casos como el de Bárcenas va disipándose hasta prácticamente desaparecer, y el efecto es que la población, al menos la gran mayoría, pasa a preocuparse o indignarse con los temas usados como cortinas de humo.
No debemos olvidar que los medios tradicionales son, en primer lugar, empresas, cuyo principal (y yo diría que único) interés es el máximo beneficio. Y como tales, responden ante los poderes políticos y, sobre todo, económicos, publicando al dictado las noticias y presentándolas al público de la manera en que más les interesa a ellos, alejándose de conceptos como la ética o la independencia periodística.
Pero quedaba un medio independiente y difícil de controlar, un océano de información en el que las fuentes están más desperdigadas y son, en muchos casos, independientes. Un campo de batalla en el cual David ya no es tan pequeño si lo comparamos con Goliat: Internet. Un campo digital al que han querido ponerle puertas desde que se inventó, llegando a instalar alguna, pero de poca eficacia... hasta ahora.
La popularidad del Gobierno no ha parado de descender desde que accedió al poder, situándose en mínimos históricos, y encontrándonos con situaciones extraordinarias como noticias críticas con la política del PP en medios de derecha o viceversa


Pero le están empezando a dar la vuelta a la tortilla, y me ciño a los hechos.

- El primero de ellos, y que ya he explicado, son las mencionadas cortinas de humo, y ya puede apreciarse el descenso de las noticias sobre los temas verdaderamente importantes y sobre los que no se debería de dejar de hablar. Y eso cuando no se ejerce directamente la manipulación invirtiendo fondos públicos, como en la televisión pública o el caso de los 2,6 millones de euros que el Gobierno invirtió en hacer propaganda de las ventajas del rescate bancario.

- La redacción de la nueva ley de propiedad intelectual, introduciendo una tasa para aquellos medios en internet que actúen como agregadores de noticias (páginas que presentan las noticias que publican los medios tradicionales, total o parcialmente). Esto no sólo afecta a agregadores de noticias como Google Noticias o Yahoo News, sino que webs con tanto tráfico como Menéame se pueden ver seriamente afectadas, ya que los enlaces a las noticias originales suelen incluir el copia y pega de la entradilla de la noticia, que muchos lectores aprovechan como si fuera un resumen de la noticia. Y aún más, también podría afectar a redes sociales como Twitter o Facebook, donde igualmente se puede adjuntar al enlace la entradilla original de la noticia. El efecto que puede producir dicha tasa es que el grado de propagación de noticias en Internet disminuya radicalmente, y por tanto, Internet pierda eficacia en su función de mantener informada a la población de forma independiente. Y una población desinformada ya sabemos que es más fácil de manipular y dirigir. Además, y para remate, el borrador de la nueva ley ha servido también como cortina de humo digital, copando la indignación de los foros más activos y los blogueros más incendiarios.

- La destitución de los directores de tres de los principales periódicos nacionales en las últimas semanas. Puede parecer una coincidencia sin relación con campaña gubernamental de manipulación mediática alguna... si eres más ingenuo que el que escribió en Google "Busco trabajo" y le dió al botón "Voy a tener suerte". Pero si se toma como una pieza más, encaja en el puzle perfectamente.

A mí, en resumen, me parece un plan perfecto: seguir sacando cortinas de humo, tanto en los medios tradicionales como en Internet, para que la gente deje de relacionar las desgracias que acontecen en su vida cotidiana con la estafa de la que hemos sido víctimas perpetrada por políticos, banqueros y otra chusma de las altas esferas. Y cuando llegue la época de las elecciones, la gente estará tan manipulada que la victoria del PP estará asegurada. Toma nota, Goebbels.


No hay comentarios:

Publicar un comentario