Translate

martes, 3 de mayo de 2011

Indignaos!

Ayer me enviaron por correo el texto "Indignaos!, del francés Stéphane Hessel. Había leído artículos que lo mencionaban, y comentaban, pero hasta ahora no había conseguido el texto en sí. En sus 12 páginas, su autor, un antiguo activista de la resistencia francesa durante la ocupación nazi y co-redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, hace un llamamiento a la juventud, tanto presente como futura, para que se indigne ante la situación actual que los grandes intereses financieros y políticos han provocado en la  historia reciente, en una caída en barrena de los valores sociales, democráticos y humanos. Hessel ve cómo la juventud se apoltrona en su letargo de frenético consumismo y se convence (¿o deja convencer?) de que no puede hacer nada para cambiar la sociedad y que los políticos y banqueros tienen la partida ganada de antemano. 



Y frente a este hecho que todos, de alguna manera, percibimos, este francés de 93 años, consciente ya del ocaso de su azarosa y comprometida vida, zarandea nuestras conciencias y nos grita "Indignaos!", pero no sólo de manera que uno siga yendo por la vida, asqueado por la sociedad que le ha tocado vivir sin hacer nada al respecto, sino que ese sentimiento, esa percepción, lleve a una actitud de resistencia frente esos poderes que sutil y progresivamente, van recortando derechos y logros conseguidos con muchos sacrificios y sufrimientos.

Aunque no explica claramente cómo, sí que fija el rumbo en la dirección de la no-violencia, como premisa irrenunciable, y como fuente de la imprescindible esperanza que debe de guiarnos a todos en la construcción de un mundo mejor.



Os transcribo el final del texto que, para mí, resume bastante bien el llamamiento que hace este minilibro, que se ha convertido en best-seller y que lleva ya vendidos más de 600.000 ejemplares sólo en Francia.

Por eso, hagamos siempre un llamamiento a “una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no proponen como horizonte para nuestra juventud más que el consumismo de masas, el desprecio de los más débiles y de la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos”.

Pincha aquí para descargar el libro completo, y aquí para leer el prólogo de José Luis Sampedro.