Translate

jueves, 2 de marzo de 2006

PC's virtuales

No paran de aparecer en Internet nuevas utilidades, recursos, servicios, productos, etc. que, en mayor o menor medida, vienen a satisfacer las necesidades (a veces vicios) de la comunidad de internautas. Y no hace mucho se me ocurrió un tipo de servicio-producto que, por más que he buscado, no he encontrado algo igual, todo lo más, agendas virtuales, para gestionar el correo, los contactos, eventos, etc. Pero no es la idea que creo hoy por hoy, sería viable llevar a cabo y, lo que es más interesante, rentable.

Se trata de pc’s virtuales. Es decir, ordenadores virtuales para los que no tienen ordenador físico y, sin embargo, necesitan un ordenador donde tener instaladas sus aplicaciones, guardados sus documentos, fotos, correo, etc… Es decir, todas las funcionalidades de un ordenador, pero a través de Internet.

Este servicio podría ir destinado a aquellos que reúnan todos o algunos de los siguientes requisitos:
  1. Poder adquisitivo bajo. No disponen de los suficientes recursos para adquirir un ordenador físico o bien, no les compensa para el tiempo y ocasiones en que los utilizan. La inversión en un equipo físico supone que en pocos años, el propietario tendrá un ordenador obsoleto que no le servirá para nada, ya que no se encuentran sistemas operativos y programas compatibles con el nuevo mercado de software. No digamos, si hablamos del hardware.
  2. Uso poco frecuente del ordenador. Lo cual, ya de por sí o sumado al requisito anterior, justificaría la opción del pc virtual frente al pc físico.
  3. Funcionalidades de comunicaciones y ofimática. Evidentemente, el diseño y enfoque de este concepto de pc’s virtuales se incardina dentro del campo ofimático e internet, aunque también sería extensible a otro tipo de aplicaciones en otros ámbitos, en función de las características propias de la aplicación, sobre todo en cuando a los sistemas de entrada/salida. Con el tiempo y el incremento del ancho de banda en las conexiones, el número de aplicaciones que podrían correr sobre este sistema también aumentaría.
¿Por qué es ya posible esto?

Fundamentalmente, debido a dos avances significativos. El primero de ellos es el incremento del ancho de banda que estamos consiguiendo actualmente, permitiendo velocidades de hasta 20 Mbits/seg. en tecnología ADSL2+, disponible ya para un gran número de internautas y continuo ascenso. Las cifras en otros paises de la UE y no digamos ya, EE.UU. y Japón, son muchísimo mayores. El ancho de banda ya no supone un cuello de botella para el desarrollo de este tipo de aplicaciones.

Por otro lado, se ha conseguido un avance enorme en las tecnologías cliente/servidor y emulación de maquinas virtuales. Actualmente, sería posible diseñar un sistema operativo específico para ejecutar a través de internet en máquinas virtuales situadas en servidores donde se podrían instalar aquellas aplicaciones que el usuario quisiera, a escoger entre las que ofrecería el servicio de pc’s virtuales. También se le podría indicar a la máquina la ubicación en internet del instalable, así como subirlo directamente a nuestro pc’virtual.

Como ejemplo de comparación, sería una mezcla entre el VMware y el VNC, a través de Internet o cualquier tipo de red sobre IP.

Resurgimiento de los NC’s. También conocidos como ordenadores de red. Una especie de terminales tontas cuya principal prestación es conectar al usuario a la red. Una vez allí, podrían ser el punto de acceso al PC virtual. Por sus características básicas y su principal función, no haría falta actualizar con tanta frecuencia el hardware de los ordenadores de red.
¿Qué ventajas ofrecen los pc’s virtuales?

Las ventajas pueden ser muchas en función del tipo de usuario y las necesidades que éste tenga, pero principalmente podemos citar las siguientes:
  • Ahorro. El coste de un servicio como será siempre mucho menor que el de un pc físico. Incluso, podrían existir versiones de bajo rendimiento que fueran gratuitas y que podrían incluir publicidad. Ahorro en aplicaciones instaladas, en tiempo de mantenimiento, en actualizaciones futuras, tanto del sistema operativo como del hardware.
  • Accesibilidad. Desde cualquier sitio con un ordenador con acceso a internet, el usuario tiene acceso a su pc virtual, con sus programas, sus datos, sus configuraciones personalizadas, etc.
  • Protección frente a virus y otros programas malintencionados. El sistema operativo virtual está constantemente vigilado y monitorizado por la empresa que suministre el servicio, actualizando puntualmente los parches de seguridad y manteniendo al día las definiciones de los sistemas de protección.
  • Protección frente a pérdida de datos. Ya no hay por qué hacer copias de seguridad. Es una tarea que centraliza y ejecuta la empresa proveedora, garantizando al 100% la consistencia y autenticidad de los datos almacenados en los pc’s virtuales.
  • Hardware siempre actual. De hecho, el concepto hardware desaparece (ya no es visible para el usuario) y ya solo existen dispositivos y periféricos virtuales. La actualización del hardware real correspondería a la empresa proveedora del servicio e iría encaminada a mejorar el rendimiento de sus servidores.

El futuro puede ser así.

Yo creo que nos vamos encaminando a un sistema muy parecido a éste. La gente adquiere terminales tontas de acceso a la red o ya van integradas en el centro de comunicaciones y multimedia que será el sustituto del ordenador, teléfono, televisión y equipo Hi-Fi en los hogares. La gente se conectará a su PC’ virtual, en Internet, con sus aplicaciones, juegos, fotografías, videos, música, etc… y todo lo que hoy en día podemos tener en cualquier PC doméstico (y mucho más que no consigo imaginar). Y se podrá conectar desde cualquier parte con acceso a la Internet. En fin, que adiós a los ordenadores, a los cd’s dvd’s y todo los dispositivos de almacenamiento que existan y vayan a existir en el futuro. Porque tampoco valdrán para los dispositivos móviles. Es posible que te hayas preguntado qué ocurriría con tu reproductor de mp3 portátil, la agenda de tu móvil o el reproductor de dvd de tu coche pero tampoco en estos casos harán falta discos ni ningún dispositivo de almacenamiento ya que la red wi-fi que comienza a extenderse poco a poco y en pocos años será una realidad, abarcará enormes zonas de nuestro territorio y permitirá la conexión inalámbrica y segura a internet con nuestro dispositivo móvil. Y para aquellas zonas no urbanas donde no exista ese tipo de cobertura, el acceso por vía satélite (sobre todo para el tráfico de bajada) también puede plantearse como una opción viable a medida que se vayan abaratando los costes de acceso e implantación.

El sofrito está ya en su punto. Lo que ahora falta es echar el ingrediente principal. ¿Quién se atreverá?