Translate

martes, 17 de julio de 2007

Los conciertos del Alcázar

Como todos los veranos, ya ha comenzado el ciclo de conciertos que se ofrecen en el Alcázar. El repertorio de grupos y solistas es de lo más variado: desde música andalusí hasta celta, flamenco o barroco. En fin, mucha variedad para asegurar que siempre habrá un concierto con un tipo de música que te guste, y así poder disfrutar del maravilloso entorno que suponen los jardines a partir de las 9 de la noche.

El pasado jueves (12 de julio) fui a un concierto de fado, ofrecido por María do Ceo. Del fado la verdad es que conocía poco, y de esta señora nada de nada. Pero me apetecía mucho probar un concierto de este tipo de música, tan popular como emotiva, incluso melancólica. Lo cierto es que aunque todo el mundo piense a priori que es una música triste, luego tiene canciones la mar de alegres. En alguna ocasión, en dicho concierto, el público acompañó con palmas a la cantante y los músicos.

En fin, que me lo pasé genial. El fado es maravilloso y, en la voz de María, se viste de un sentimiento casi místico, que arrancó más de un bravo durante la actuación. Incluso una señora de dos filas más adelante le salió del alma un "¡Qué bien canta, iha!", que sacó las risas del público y los colores de María.

La pena es que terminara todo tan mal. Cuando iba a terminar el concierto con la última canción, le dijeron que no podía cantar más, lo que María comunicó al público con un simple "Me dicen que no puedo cantar más, lo siento. Adiós". Nos quedamos todos con la boca abierta como aguiluchos. Nos dimos cuenta de que la Organización no le dejaba terminar, por tema horario, y la reacción del respetable fue aplaudirla a ella y abuchear a la organización. En mi caso, aplaudía y abucheaba a la vez. Algo que no me había pasado en los 15 años que llevo yendo a conciertos. En fin, algo surrealista.

Molesto por el comportamiento de la organización, en el siguiente concierto al que fui, les rellené el formulario de encuesta con mi queja sobre lo acaecido el pasado jueves. Ellos me contestaron con un correo que les mandaron a todos los que nos quejamos (fuimos unos cuantos). Y yo, por mi parte, le escribí a María do Ceo para contarle lo que opinaba sobre lo que había pasado y, como obras son amores y no buenas razones, también encargué en su web un disco para que me lo enviaran contrareembolso. He aquí el correo que le envié:

Querida María.

Me llamo Daniel y el pasado 12 de julio asistí al concierto que diste en los jardines del Real Alcázar de Sevilla.

Te escribo, en primer lugar, para agradecerte el excelente trabajo artístico que hiciste, tanto a ti como a los maestros músicos que te acompañaban. Realmente increíble. No conocía apenas el fado y tenía mucha curiosidad por escuchar un concierto que representara lo mejor de él. Fui con cierto escepticismo, comprensible para el que no sabe muy bien qué va a escuchar, pero tengo que decir que la sorpresa superó con creces lo agradable, y te agradezco mucho que me hayas hecho "entrar" en la música portguesa por la puerta grande.

Creo que, aparte de la calor propia de Sevilla, sentiste también el calor del público, que sentía y vibraba con cada una de tus canciones, animándote y participando contigo en todo aquello que les pedías. He ido a muchos conciertos en mi vida (adoro la música), pero pocos como éste. En verdad, se estableció un vínculo muy especial entre tú y el público.

Es por esto que me llenó de tristeza y cierta vergüenza ajena la manera en que se interrumpió tu actuación. Sinceramente, no me lo podía imaginar. Ni siquiera me lo podía creer cuando estaba ocurriendo. La manifestación del público se dividió en aplausos dirigidos a ti y a tus acompañantes y abucheos para con la organización del ciclo. Jamás había pasado algo parecido, ni en las anteriores ediciones de música en los jardines del Alcázar (a las que llevo asistiendo desde el principio) ni tampoco en ninguno de los otros conciertos a los que he ido (y han sido unos poquitos).

En numerosas ocasiones he podido asistir a conciertos en el Alcázar en los que, a tenor de la satisfacción del público con la actuación y, también porque los artistas se encontraban a gusto y cómodos y les apetecía, han repetido varios bises, hasta casi las 12 sin ningún problema (es probable que en alguna ocasión incluso más tarde). Sí, María. En este mismo ciclo de conciertos, en ediciones anteriores. No importa lo que te hayan dicho sobre normas del Alcázar y relaciones contractuales. Esto es así porque yo lo he vivido y nadie puede negármelo. De ahí, mi estupor y la consiguiente queja que formulé ante la organización por el desagravio que te causaron a ti, y por la decepción que supuso para el público no poder contentarse con el broche final (intuyo que guardabas una de las canciones más bonitas de todo el programa para el final).

No se me ha ocurrido qué más hacer ante lo sucedido que transmitirte de esta manera un tanto impersonal mi agradecimiento, mi total solidaridad y mi opinión acerca de lo sucedido que, espero, te sirvan de algo. De igual manera, espero que esta agridulce experiencia no ponga a Sevilla en tu lista negra para futuros conciertos. La verdad es que me encantaría que volvieras pronto para que te "desquitaras" y nos brindaras a todos la oportunidad de disfrutar de tu música, en vivo y en directo, sin incomprensibles límites horarios. Estaré pendiente de tu página web a la espera de ver tu próximo concierto por estas tierras.

Con afecto y admiración,
Daniel.


No creí que me respondería y hoy, cuando he abierto el correo, me he encontrado con su mail y me ha hecho tanta ilusión que os lo pongo aquí.

Estimado Daniel, no te imaginas la alegría que me has dado con tu mail, efectivamente nunca en mi vida me habían quitado de un escenario de esa manera, lo estaba viviendo y no me lo podía creer.
Pero sabes lo peor de todo es que ante la organización he quedado tan mal que no creo que me vuelvan a contratar.
La cosa fue muy sencilla, ellos me habían comentado hace seis meses que tenia que enviarles un programa con las canciones que iba a cantar, y claro al sujetarte a un programa es muy difícil hacer un tiempo exacto.
Ese día hacia mucho calor y los instrumentos son muy delicados y no se si te fijaste que mis músicos tenían que afinar en cada canción, y eso nos retraso casi 10 minutos del tiempo, aparte a mi me gusta cantar con el publico porque soy una cantora del pueblo, muy cercana y popular, pero eso a la organización no le interesa.
en fin Daniel, este mundo de la música está lleno de personajillos como los que organizan esos eventos, normalmente son personas que quieren quedar bien políticamente y no les importa los daños colaterales, no hacen los conciertos para que disfruten los ciudadanos de Sevilla, los hacen para quedar bien ellos.
El domingo por la mañana tenia en mi ordenador un mail del organizador donde me ponía que llamara a unas cuantas personas que protestaron en contra de ellos, y como ellos no quieren quedar mal, quieren que yo llame a todos y les diga que la culpa fue mía porque yo sabia que solo podía cantar 60 minutos y 10 de bises, y me sobrepase en 5 minutos mas.
No te preocupes porque yo volveré a Sevilla, en esta semana me pondré en contacto con alguna agencia para comentarles si están interesados en vender algún concierto mió y ya veras como no va faltar quien me quiera llevar.
Querido amigo, por correo te envío el disco solicitado, te lo regalo porque tu mail me ha confortado muchísimo, y creo que si has entrado de mi mano en el fado es lo mínimo que puedo hacer por ti.
También te reenvió la contestación que le he enviado a la organización para que tu sepas como fueron las cosas.
Te envío un abrazo grande y repito muchas gracias por tu cariño.
atentamente Maria do Ceo.


Estimado Miguel:
Soy Maria do Ceo, te respondo yo a este correo porque creo que es mi deber responderte.
Ya te dije en Sevilla que soy la única responsable de lo ocurrido, maldita la hora en que dije la fatídica palabra" NO ME DEJAN CANTAR MAS " tu no te imaginas lo que he pasado desde ese momento, pero de nada vale lamentarse porque ya no tiene solución.
Miguel voy a darte mi opinión de lo sucedido, cuando tu me obligaste a darte un programa, yo ya me vi. en un conflicto porque a mi me gusta cantar según el lugar y según el publico, normalmente adapto las canciones dependiendo de las circunstancias.
Al tener un programa el publico en la mano, y encima si ese publico ha pagado para entrar, creo que mi deber es cantar lo que está en el programa.
Además de eso los instrumentos acústicos son muy delicados y con 36 grados de calor porque te diré que los instrumentos estaban calientes los músicos tenían que afinar en cada canción porque yo soy muy maniática con la afinación y no soporto las desafinaciones y creo que tu por lo que hemos hablado tampoco.
El programa estaba adaptado para 55 minutos pero lo que a mi me descontrolo fue tener que afinar cada canción, eso es medio minuto cada canción y al final son 10 minutos.
Yo soy una cantora como ya observarías muy querida y que me entrego al publico y el publico se entrega a mi, de esa manera nunca puedo prever lo que me llevara una canción cuando en publico me acompaña.
La única manera de controlar eso seria sin programa y así yo adaptaba en la mitad del espectáculo canciones mas cortas.
Hay algo en lo que no estoy de acuerdo y es que ya me llevabais avisando desde antes, eso es mentira a mi nadie me avisó de que me estaba pasando en la hora, yo pedí a mi músico que me avisara cuando faltara 15 minutos para terminar y desde ese momento a mi me quedaban cinco canciones para acabar el programa.
Yo calculé 15 minutos que me faltaban mas 10 de bises porque te diré que en el correo que me enviaste con las normas pone concierto 22,30 finalizar 23,30 y bises hasta las 23,40, pues eso que yo calcule que tenia media hora mas.
Cuando tu fuiste avisar a Luisa ya eran 23,40, tampoco pasaba tanto del tiempo previsto.
Yo cantaba esa ultima canción que efectivamente como dice el publico ya había comenzado y que dura 3 minutos y todos quedábamos bien.
Pero al decirme mi hermana acaba pero acaba ya, que Miguel esta negro yo flipé porque literalmente me estabais echando a mi y a mis músicos del escenario.
Mira Miguel sinceramente creo que te organizas muy mal porque si los conciertos comenzaran a las 10 de la noche, aunque durante unos minutos aun es día, seria mejor para todos porque de 10 a 11 habría una hora y de 11 a 11,30 la cantora podía cantar bises, saludar a su publico y vosotros tendríais 30 minutos para recoger.
Pero bueno es una opinión que por supuesto a mi no me incumbe.
Me puedes explicar como es posible recoger un equipo técnico y echar a 400 personas en 20 minutos si efectivamente algún artista acaba a las 23,40, perdona pero dudo mucho que lo consigáis.
Sobre el respeto te diré que yo tengo respeto por todo el mundo de entrada y solo lo pierdo cuando lo pierden conmigo, creo que lo que tu consideras una falta de respeto al público y al Alcázar, y a ti, yo lo considero un fatal momento.
¿Porqué no ves el vaso medio lleno en vez de medio vació?, ¿porque no ves el maravilloso espectáculo que ofrecí, tanto en Alcázar, como en Ecija.?
Virginia me dijo que si supiera que yo no controlaba el tiempo me hubiera avisado y que desde el sonido me hacia señas, sinceramente tu crees que con los focos de frente se ve a alguien.
La única manera de controlar como tu quieres es, alguien con una linterna haciendo señas, o poniendo un CD de la cantora y hacer pleibak, así se harían los tiempos exactos.
Miguel yo no se si tu eres músico, creo que no porque de lo contrario entenderías que es dificilísimo medir el tiempo en un escenario, para eso tendrías que llevar a otro tipo de música, porque el fado es improvisación, es lamento, en definitiva es mucha alma, son sensaciones que no puedes prever, y si alguien puede que me lo diga.
La maldita frase de es que no me dejan cantar mas, la he analizado y sinceramente si volviera a pasar no se lo que diría.
diría después de haber anunciado la despedida y después de que mis músicos comenzaran a tocar, es que me he sobrepasado en el tiempo y me está diciendo mi manager que tengo que finalizar, sin cantar lo que les prometí.
Digo señoras y señores como soy una tarada me descontrole y acabo de averiguar que me pase 13 minutos del tiempo y tengo que finalizar ya y cuando es ya pues es inmediatamente, así que la canción prometida, no se la voy a cantar, porque saben para mi lo importante son ustedes el publico que viene a escuchar a Maria do Ceo, pero para el Alcázar y para la organización, ustedes no significan nada porque las normas son las normas y lo mismo da que sean 400 personas que 4 que 40 a las 12 en punto aquí no queda nadie, usted señor que viene con muletas y le cuesta atravesar el recinto, rapidito porque si no llamamos a la policía, porque aquí las normas son muy estrictas y los conciertos no se hacen para que el pueblo de Sevilla disfrute, no, no porque el publico es lo de menos lo importante son las normas.
Querido amigo, la única solución seria hacer otro concierto para dejar en buen lugar a la organización, como me imagino que este año ya no puedes, pues el año que viene me llevas dos o tres días seguidos y ya veras como quedamos todos bien.
De todos modos, no se si volveré a Sevilla de tu mano, pero lo que si te aseguro es que contigo o sin ti volvere a cantar en Sevilla.
De tantos lugares a los que me he desplazado para cantar, Sevilla ha sido la ciudad mas bonita .
El publico Sevillano de matricula de honor, por lo tanto sabes yo me quedo con esto ultimo, porque para algo soy una Artista.
Gracias por todo, gracias por darme la oportunidad de conocer esas dos localidades, no podría decirte donde fui mas feliz cantando, gracias por el cariño que tanto Virginia como Ana nos han demostrado.
Pero sobre todo gracias a ti que creíste en mi desde el principio, siento el daño que te he causado, perdóname.
Un abrazo.
Maria do Ceo
PD, NO TE PREOCUPES QUE YO YA LE CONTESTO A TODAS ESAS PERSONAS .
----- Original Message -----
Sent: Saturday, July 14, 2007 3:42 PM
Subject: INCIDENTE CONCIERTO EN NOCHES ALCÁZAR DE SEVILLA

Estimada Luisa:

Te paso datos de personas que se nos están quejando con lo que ocurrió el pasado día 12/7 con el concierto de María do Ceo en Noches en los jardines del Real Alcázar, y que nos está suponiendo un grave deterioro a nuestra organización. Te paso algunos de los comentarios.

También te incluyo mi justificación de por qué no somos responsables de lo que ocurrió.

Miguel Ángel González
Director Gerente de ACTIDEA, S.L.
Cuesta del Rosario nº 8, casa 1, 5ºA
41004 Sevilla
95 422 94 31 - 639 71 30 27
magpc@actidea.com
www.actidea.com



__________ Información de NOD32, revisión 2396 (20070712) __________

Este mensaje ha sido analizado con NOD32 antivirus system
http://www.nod32.com
NOCHES EN LOS JARDINES DEL REAL ALCÁZAR DE SEVILLA

Incidente concierto María do Ceo

Los comentarios realizados por el público son del tipo:

-"Tremenda falta de respeto y consideración al final del concierto de María do Ceo. Se la dejó con el último tema en la boca, cortando abruptamente un concierto maravilloso. Si se había pasado de la «hora oficial», se le avisa antes y con elegancia. Es la primera vez que veo este comportamiento bochornoso en esta actividad, y espero que sea la última..."

-"Muy cutre el final del concierto por culpa de la organización: una falta de respeto".

-"Nos ha parecido una falta de respeto y elegancia no dejar a la cantante hacer un bis echándola literalmente del escenario".

-"Por favor, que esto no se repita, es una falta de respeto".

-"Total falta de respeto a los artistas y al público al cortar el concierto. ¡Falta de estilo!"

-"Una enorme falta de respeto a la artista María do Ceo, impedirle cantar la última canción. Lamentable. Imperdonable."

-"¡Qué vergüenza de organización! Qué poco respeto por el grupo."

-"La organización necesita más educación, ha sido vergonzoso la finalización brusca cuando la cantante comenzaba a cantar los compases de su última canción le han cortado diciendo que no podía cantar más. Indignante."

-Inexplicable el final tan brusco y traumático por parte de la organización".

-"Ha resultado un gesto muy feo y de mal gusto la interpretación realizada al final".

-"Me ha parecido una falta de respeto al artista, cortarle la actuación sin haber terminado. Vergonzoso".

EN TOTAL MÁS DE CINCUENTA COMENTARIOS NEGATIVOS.

………………………

Por mi parte te puntalizo que la organización no es responsable de lo ocurrido al final del concierto por:

1. Los horarios de realización de la actividad han de cumplir la normativa vigente de las instalaciones en el Real Alcázar de Sevilla, y esto se os comunicó en las NORMAS DE USO OBLIGADO QUE RIGEN EN EL REAL ALCÁZAR DE SEVILLA.

2. Que en vuestro contrato se indica que la duración del concierto es de 60 minutos sin descanso. Como el concierto comienza a las 22:30 horas la hora de finalización del mismo debe de ser las 23:30 horas.

3. Que para la interpretación de un bis se establece un margen de seguridad de 5 minutos de duración, por lo que la hora máxima de duración del concierto son las 23:35 horas.

4. Que el concierto de referencia había sobrepasado con creces ese horario. Que desde las 23:30 le estábamos haciendo señas de que debía de terminar su actuación, y que no nos estaba haciendo caso.

5. Que como a las 23:42 horas seguía sin atender nuestra indicaciones no tuvimos más remedio que decirle que tenía que terminar inmediatamente.

6. Que el horario máximo de permanencia de cualquier persona (público, artistas, técnicos,...) en las instalaciones del Real Alcázar son las 24:00 horas.

7. En condiciones normales cuando a un artista se le da una indicación de este tipo, NUNCA debe de hacer lo que María hizo el otro día, que es dirigirse al público y decir a micrófono abierto que no la dejan seguir cantando, y mucho menos cuando es ella la que está creando el problema.

8. Que la falta de respeto y de consideración que se nos critica, la tuvo la cantante hacia la organización provocando un alboroto del que la organización no tenía culpa alguna pues solo estaba cumpliendo la normativa de uso obligado que exige terminantemente el Patronato del Real Alcázar.

Miguel Ángel González
Director Gerente de ACTIDEA, S.L.
magpc@actidea.com

Y hasta aquí la historia (de momento). Falta el correo de respuesta al que me envió el organizador (en el que me argumentaba las mismas razones que a María). Por falta de tiempo (estos días tengo la agenda más apretá que los tornillos de un submarino), no he podido terminarlo aún pero esta semana encontraré un hueco para dejarle las cosas claras a este "personajillo" qué más le valiera dedicarse a organizar otras cosas (campos de concentración y cosas por el estilo).